fbpx
Call Us: 1-877-290-9197

¿Cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13 en Miami?

Cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13 en Miami

En la actualidad, el proceso de bancarrota se ha vuelto más común de lo que se cree. Hasta hace algunos años, parecía como si esta fuera una mala palabra, pero hoy en día muchas personas o corporaciones optan por esta salida frente a situaciones apremiantes. El proceso de declararse en bancarrota no es sencillo y puede tener muchas consecuencias. Por eso es importante contar con toda la información para tomar una decisión. Y una de las preguntas más frecuentes es cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13. Ambos son mecanismos para la bancarrota que tienen sus particularidades.

Tomar la decisión de declararse en bancarrota no es algo sencillo y no puede decidirse a la ligera. Usted debe saber que, en muchos casos, las consecuencias pueden durar años, por lo que es necesario contar con la seguridad para hacerlo. Luego, también resulta sumamente importante decidir la forma de hacerlo. Para eso existen básicamente dos opciones: la bancarrota por Capítulo 7 y la bancarrota por Capítulo 13. Cada una aplica para diferentes situaciones y tiene formas y procedimientos particulares.

En esta nota, responderemos a la duda sobre cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13. Para eso, comenzaremos por explicar en detalle cada una de estas opciones. De esta forma, con la información sobre la mesa, podremos llegar a las conclusiones sobre cuál es la más conveniente para cada caso. 

La bancarrota por Capítulo 7

La bancarrota por Capítulo 7 se suele denominar como Liquidación o Descarga. Se trata de un proceso legal enmarcado en las leyes federales de los Estado Unidos, que puede aplicarse tanto para empresas como para personas particulares. El objeto de esta norma es la de eliminar las deudas que la persona o entidad haya adquirido en un período considerable de tiempo. La cancelación de las deudas implica que usted podrá continuar con su vida sin cargar con ese peso en sus espaldas. Una vez iniciada la bancarrota, las deudas se eliminarán de su carga crediticia.

Antes de llegar a conocer cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13, revisaremos los requisitos del Capítulo 7 para poder establecer la comparación.

Requisitos de la bancarrota por Capítulo 7

Es importante destacar que el Capítulo 7 se aplica tanto a personas individuales como para negocios. Pero, además, es necesario cumplir ciertos requisitos que establece la ley, para poder enmarcarse dentro de este apartado.

  • La capacidad de pago del acreedor solo debe ser de una porción mínima del total de deudas. Esto significa que no se debe contar con un ingreso suficiente para hacer frente a las deudas.
  • No debe ser posible terminar con el conjunto de deudas durante un período de tiempo de al menos 5 años.
  • No poseer un ingreso estable que permita hacer frente a la deuda.
  • No haber participado de un proceso de bancarrota por Capítulo 7 previo, dentro de un período de 5 años.

Ventajas de la bancarrota por Capítulo 7

Así como existen ciertos requisitos, también hay algunos beneficios en este proceso. Eso nos permitirá ver cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13 de manera más completa. Entre las principales ventajas de la bancarrota por Capítulo 7 se pueden mencionar:

  • Bajo esta modalidad, no existen los pagos posteriores a los acreedores.
  • Se habilita la liquidación total de las deudas, lo que incluye: tarjetas de crédito, deudas médicas, préstamos estudiantiles, entre otras.
  • Todo se realiza en un período corto de tiempo, que va de los 4 a los 6 meses desde la presentación del caso ante la justicia.
  • Se interrumpen los acosos de los acreedores, ya que estos deben asumir los códigos de conducta que establece la ley.
  • Se interrumpen también los juicios por demanda, llamados telefónicos para cobro y la retención de salarios, en caso de que corresponda.
  • Las ejecuciones hipotecarias quedan suspendidas, lo que da derecho a recuperar las propiedades. También se aseguran las compras garantizadas como automóviles, inmuebles, joyas, electrodomésticos, etc.
  • El restablecimiento del crédito se da en menor tiempo que en cualquier otro capítulo.
  • No se requiere ningún pago mensual como sucede en otros capítulos.

La bancarrota por Capítulo 13

La bancarrota por Capítulo 13 comúnmente recibe el nombre de “Salarios adquiridos”. Resulta ser una excelente solución para muchas personas que se encuentran endeudadas y no pueden hacer frente a las obligaciones. El objetivo fundamental de este apartado es establecer una serie de pagos a lo largo del tiempo, para afrontar así el pago de las deudas legalmente declaradas en bancarrota. De esta forma, es posible pagar en un período relativamente extenso, sin perder las propiedades adquiridas. 

Antes de conocer cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13, debemos repasar algunas cuestiones más sobre el Capítulo 13. En particular, veremos cuáles son los requisitos para establecer la bancarrota en este marco legal.

Requisitos de la bancarrota por Capítulo 13

La bancarrota por Capítulo 13 es una excelente herramienta para personas en una situación financiera complicada. Sin embargo, existen ciertos requisitos a cumplir para poder ordenarse bajo esta forma legal:

  • Poseer altos ingresos económicos a pesar de la deuda. Esto es fundamental para no caer bajo las condiciones de otros capítulos.
  • Poseer una propiedad que se utiliza como hogar, pero contar con un gran retraso en el pago de los mensuales hipotecarios.
  • En caso de poseer dos hipotecas en la misma casa y sea necesario pagar solamente la primera de ellas.
  • En casos donde se ha obtenido una descarga por Capítulo 7 en el período de unos 8 años anteriores.
  • Encuadrarse dentro de los montos mínimo y máximo que establece la ley. Es importante aclarar que estos montos pueden variar, por lo que es necesario revisar la información más actualizada.

Ventajas de la bancarrota por Capítulo 13

También en el caso del Capítulo 13, existen ciertos beneficios para aquellas personas que califiquen en esta ley. Para saber cual es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13, resulta útil repasar estas ventajas y compararlas con las ya expuestas en el capítulo anterior:

  • Se posibilita la recuperación económica controlada, gracias al establecimiento de pagos mensuales de la hipoteca.
  • En consecuencia, se le da mucho más tiempo al cliente para recuperarse económicamente, al no tener que afrontar sus deudas de forma inmediata.
  • Se posibilita el pago a los acreedores, sin la necesidad de perder las propiedades que se han adquirido hasta el momento.
  • Las cuentas por pagar y la manutención alimentaria e infantil se realizan con normalidad.
  • Se proporciona una quita importante en la mayoría de los cargos obtenidos hasta el momento.
  • En un período de 3 a 5 años, si se mantiene la continuidad en los pagos, es posible eliminar las otras deudas. En algunos casos, solo se termina por pagar el 10% de las deudas totales.

Entonces: ¿Cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13?

Como vemos, existen muchas características para cada artículo de la ley. Podemos concluir cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13 a partir de la comparación de ambos. En líneas generales, la principal diferencia es que bajo el Capítulo 7, la autoridad judicial puede quitarte una propiedad (con algunas excepciones) para venderla y cubrir tus deudas. En cambio, en la forma del Capítulo 13, se establece un plan de pagos mediante el cual la totalidad de la deuda será saldada a lo largo del tiempo. Es decir, la solución del Capítulo 7 es más de corto plazo, lo que permite una recuperación rápida del crédito, pero a costa de perder una propiedad. En cambio, con el Capítulo 13, la solución es más a largo plazo.

En ambos casos, una ventaja importante es que se interrumpen los procesos de reclamo, embargos o juicios. Es decir, los acreedores deberán atenerse a la decisión del juez y no podrán realizar acciones que perjudiquen al deudor desde el momento de presentación de la quiebra.

Ya sé cual es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13 pero ¿cuál me conviene?

Conociendo las diferencias que existen entre ambos capítulos, es posible elegir el que mejor se ajuste a las características de cada persona. Es importante aclarar que no siempre se puede elegir, ya que los requisitos son diferentes e imponen ciertas restricciones. Por ejemplo, si se cuenta con altos ingresos mensuales, no es posible establecerse bajo el Capítulo 7, en cambio sí en el Capítulo 13.

Si bien ya conoce cuál es la diferencia entre la bancarrota del capítulo 7 y 13, esto no lo convierte en un experto en el tema. Por eso, siempre es recomendable consultar con un abogado capacitado y con experiencia, para que la presentación de su caso sea lo más correcta posible. Esto le permitirá llegar al mejor resultado, más conveniente para usted y en la menor cantidad de tiempo. Los profesionales evaluarán su caso particular para establecer en qué capítulo califica y llevar adelante la mejor estrategia para acomodar sus finanzas y su economía.

En el caso de que necesites un abogado de bancarrota en Miami, por favor contáctame.

Call Now ButtonGET A FRESH START!